Una enemistad que trasciende fronteras

Con un Barça campeón de Liga y un Real Madrid que llega con la resaca de la Champions tras jugar entre semana frente al Bayern de Munich, llega el partido más esperado por todos los aficionados: el FC Barcelona y el Real Madrid. Un clásico español, un tanto descafeinado, al no jugarse ninguno de los dos equipos más allá de la honra, pero con los habituales piques entre estos dos gigantes del fútbol mundial.

El último clásico de Andrés Iniesta.

Al margen de la eterna rivalidad entre ambos conjuntos, será el clásico de Andrés Iniesta. Tras su emocionante despedida del club, todos los ojos estarán puestos en la leyenda de Fuentealbilla. Será un partido especial para él, pero también para el resto de la parroquia culé: se presentarán ante su afición como flamantes campeones de Liga. El morbo del clásico pasará por saber si el Real Madrid cometerá el “agravio” de no hacerle pasillo al campeón de Liga y Copa del Rey. Zidane ya ha avisado, no habrá pasillo alguno.

Con la motivación extra por el adiós de Iniesta y el deseo del FC Barcelona de brindarle a los suyos los dos títulos conseguidos esta temporada, creemos que serán los locales los que se lleven el gato al agua en el clásico del Camp Nou, (888Sport.es 1.80)

Zidane se juega la honrilla.

Más allá del clásico, entre el Txingurri Valverde y Zidane hay algo más que rivalidad. Además de la pintoresca polémica que hay con el pasillo, las pullas entre ambos entrenadores han subido de tono en estas últimas jornadas.

Un derbi que se perderá Carvajal por lesión y donde Isco será duda hasta última hora. No obstante, un clásico es siempre un clásico y los jugadores blancos saben que volver a Madrid con tres puntos es un espaldarazo de moral para todos los seguidores merengues, (Paf 3.95)


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑